LA AMISTAD …Por uno de mis poetas favoritos

 

…Es un espejo para la presencia y un testimonio de perdón. La amistad no sólo nos ayuda a vernos a nosotros mismos a través de los ojos de los demás, sino que puede ser mantenida a través de los años sólo con alguien que en diversas ocasiones ha perdonado nuestras ofensas y cuando al mismo tiempo hemos encontrado la forma de perdonarlo. Un amigo conoce nuestras dificultades y nuestras sombras, y se mantiene a la vista, es el compañero de nuestras vulnerabilidades más que de nuestros triunfos cuando estamos bajo la extraña ilusión de que no lo necesitamos. Una corriente subyacente de amistad verdadera es una bendición exactamente porque su forma elemental se redescubre una y otra vez a través de la comprensión y la misericordia. Todas las amistades, tengan el tiempo que tengan, están basadas en un continuo y mutuo perdón. Sin tolerancia y misericordia, toda amistad muere…

La amistad es el oculto y secreto transmutador de todas las relaciones: tiene la capacidad de transformar un matrimonio con problemas, hacer honorable una rivalidad profesional, dar sentido a la angustia y al amor no correspondido y convertir el suelo recién descubierto en una relación padre e hijo madura.

La dinámica de la amistad es casi siempre subestimada como una constante fuerza en la vida humana: un círculo cada vez menor de amigos es el primer terrible diagnóstico de una vida en serios problemas, de exceso de trabajo, de un demasiado énfasis en una identidad profesional que olvida quién estará allí cuando nuestras blindadas personalidades se enfrenten a los inevitables desastres naturales y vulnerabilidades que se dan incluso en las más normales de las existencias…

La amistad trasciende la desaparición: una amistad duradera continúa después de la muerte, la interacción simplemente es transmutada por la ausencia, la relación avanza y madura en una forma interna de conversación silenciosa, incluso después de que una parte de ese vínculo haya hecho su transición.

Pero sin importar las virtudes medicinales de ser un verdadero amigo o de mantener una relación de largo plazo con otro, la piedra de toque final de la amistad no es mejorar, ni a uno mismo ni al otro, la piedra de toque última es la presencia consciente, el privilegio de haber sido visto por alguien y el hecho de que se nos haya concedido el privilegio de ver la esencia del otro, de haber caminado con él y haber creído en él, y a veces, el simple hecho de haberlo acompañado por un breve lapso de tiempo, en un viaje imposible de lograr a solas.

– David Whyte

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies